Los 10 superalimentos que no pueden faltar en tu dieta

¿Qué alimentos deberíamos incluir en nuestra dieta? Elena de la Fuente, nutricionista de Clínica Londres, lo tiene claro. “Debemos identificar aquellos alimentos cuyo potencial nutritivo o valor nutricional los haga interesantes desde el punto de vista de la salud, bien sea por su alta concentración en antioxidantes, grasas saludables o vitaminas.”

Aunque la clave en nuestra salud está en una dieta equilibrada y variada, también es importante no descuidar las horas de sueño o el ejercicio. El objetivo, sobrellevar la incorporación al trabajo con energía o bien deshacernos de los kilitos ganados. “En ocasiones nos dejamos llevar por alimentos exóticos, cuando lo ideal es consumir los de proximidad, aquellos que han formado siempre parte de la dieta mediterránea, como el aceite de oliva o el ajo”, explica la nutricionista.

Aceite de oliva virgen extra

Ayuda a disminuir el colesterol. 

Este imprescindible de la dieta mediterránea vale su peso en oro. Destaca por sus “propiedades antioxidantes, su capacidad para disminuir el colesterol malo o para prevenir el envejecimiento prematuro” cuenta la nutricionista.

Ajo negro

Diez veces más antioxidante que el ajo corriente, refuerza el sistema inmunitario eliminando la fatiga, mejorando la resistencia y previniendo los resfriados. Por si fuera poco “disminuye el colesterol malo y la presión sanguínea, pero además es diurético, antibiótico y antiséptico”.

Quinoa

Energética y sana. Este pseudocereal que se puso de moda hace un par de años aporta proteínas de alto valor biológico, es rico en fibra y facilita la digestión. “Su aporte de hidratos de carbono complejos es una gran fuente de energía diaria por lo que es perfecta para tomarla cada semana con verduras salteadas o en ensaladas frías” asegura Elena de la Fuente.

Alga Chlorella

“Compuesta en un 45% de proteínas, 20% de grasas, 20% de carbohidratos, 5% de fibra y 10% de vitaminas y minerales” explica la nutricionista, “es perfecta para reforzar el sistema inmunitario con los cambios de estación, desintoxicar el hígado, el intestino y la sangre.”

Algas Kelp

Esta alga rica en minerales como el yodo y el calcio te vendrá genial a la vuelta del verano porque “ayuda a controlar el peso, elimina toxinas por su alto contenido en fibra, fortalece el cabello y las uñas, y regula el funcionamiento de la glándula tiroides” explica la nutricionista. Además, “aunque no estemos acostumbrados a incluir las algas en nuestra alimentación son una manera estupenda de cuidar la línea y darle un toque diferente a nuestras sopas y ensaladas”, añade.

Jengibre

Lleno de posibilidades, es excelente para darle un toque picante a nuestros platos o a modo de infusión, para acelerar nuestro metabolismo y mejorar la digestión. Rico en vitaminas, minerales y aminoácidos “tiene un gran poder antiinflamatorio y favorece la expectoración, por lo que es perfecto en época de resfriados y alergias, mejora el dolor menstrual, las migrañas y el estrés” asegura Elena de la Fuente.

Sacha Inchi

Esta semilla oleaginosa muy rica en ácidos grasos insaturados y baja en ácidos grasos saturados es un gran aporte de vitaminas A y E. “En Clínica Londres recomendamos su aceite para aliñar ensaladas. Eso sí, debe ser de cultivo ecológico y prensado en frío. Aunque todavía no es muy conocido, nos encanta porque refuerza el sistema inmunológico, reduce el colesterol y la tasa de triglicéridos, tiene propiedades antiinflamatorias y ayuda a retrasar el proceso de envejecimiento” explica la nutricionista.

Lenteja roja

Rica en zinc, selenio, hidratos de carbono, proteínas, vitaminas y ácido fólico es perfecta para añadir a nuestros purés o para tomar en deliciosas ensaladas frías. “Lo mejor de todo es que estas lentejas son increíblemente digestivas por lo que son perfectas para personas con problemas intestinales, digestiones lentas o propensas a las flatulencias, entre otras cosas porque no tienen la típica piel u hollejo. También son muy recomentables las judías azuki o las lentejas depuy.”

Espirulina

Ayuda a perder peso y combate la fatiga

Este alga microscópica de color verde y azulada, que crece en lagos alcalinos, es rica en proteínas, vitaminas del grupo B, magnesio, fósforo, hierro, betacarotenos y ácidos grasos esenciales. “Se puede añadir una cucharada a nuestros batidos porque tiene un gran poder saciante, que la hace perfecta para la pérdida de peso. También puede utilizarse como suplemento nutricional o en dietas para deportistas, porque ayuda a combatir la fatiga” explica Elena de la Fuente.

Frutos rojos

Prolongan el bronceado. Perfectos para darle un toque cítrico a tu desayuno, los frutos del bosque son ricos en fitoquímicos y flavonoides, que ayudan a prevenir algunos tipos de cáncer, así como en carotenoides y antocianos. “Los antocianos protegen el organismo de los radicales libres dañinos, así como de los rayos ultravioleta. Además, fortalecen y conservan el colágeno del cuerpo, por lo que suelen incluirse en tratamientos para mejorar la elasticidad de la piel.”

Té kombucha o té de la inmortalidad

Combate la depresión post vacacional, energiza y fortalece el cuero cabelludo. Conocido como el té de la inmortalidad por la medicina tradicional china, cuenta con propiedades depurativas, antioxidantes, energéticas y reconstituyentes del sistema inmunológico. “En poco tiempo se ha convertido en una de las bebidas probióticas de moda y no es de extrañar, ya que es un verdadero antibiótico natural que mejora problemas digestivos y de tránsito intestinal, fortalece el cuero cabelludo, ayuda a sobrellevar alergias y mejora los niveles de energía. Es perfecta para retomar la vuelta al trabajo” asegura la nutricionista.

¿Te gusta? ¡Compártelo! 😄

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

Deja un comentario